El poder de equilibrar cuerpo y mente

Todos los órganos necesitan el movimiento para funcionar, así que nuestro cuerpo está preparado para ello. 

¿Cómo lo hacemos los yoguis? a través de las ásánas.

Empecemos por el principio. Ásána se traduce como “pose” o “postura”, aunque su traducción más literal significa “asiento” y es la postura en la cual los antiguos yoguis practicaban “yoga”, lo que hoy conocemos como meditación o samadhi (el estado más elevado, la unión consciente con uno mismo).

Hemos de saber que las posturas que practicamos en clase son bastantes modernas, su práctica se introdujo cuando el yoga se abrió a todas las “castas” y posteriormente hizo su incursión en occidente.

Samadhi

Como he dicho, el cuerpo está preparado para el movimiento y necesita de él para funcionar correctamente, pues la ausencia de éste inflama los órganos. Pero también hay tener en cuenta que una practica prolongada muy intensa puede destrozar y deteriorar nuestro cuerpo, por eso hay que hacer una práctica adecuada ¿adecuada a qué? a tu cuerpo.

De ahí que la practica del yoga sea la “práctica adecuada”, porque las ásánas no gastan energía y no cansan el cuerpo, todo lo contrario, nos proporcionan un extra de energía y nos preparan para el descanso profundo. 

Lo que hace la ásána es trabajar todo el sistema locomotor (articulaciones, músculos…) para evitar el acortamiento de estos, provocado por el endurecimiento y la ausencia de movimiento. 

Sin movimiento no hay elasticidad. La elasticidad es la capacidad de estiramiento y contracción del músculo. Si los músculos se han acortado, las articulaciones no se pueden utilizar bien y son más vulnerables o tienen mayor riesgo de lesión. 

Otra cosa es la flexibilidad, que es la capacidad de movimiento de la articulación, aquí intervienen también los ligamentos. Si no se utilizan adecuadamente pierden movilidad y con ello su capacidad de flexión.

Así que las ásánas tienen la misión de desbloquear nuestro cuerpo y también abrir los canales para que la energía fluya (esto lo hemos visto con los chakras). Si la energía fluye nuestro organismo está sano. Donde hay un bloqueo de energía surge la enfermedad.

Ahora ya sabes la importancia que tienen las ásánas en nuestra practica. Solo nos queda conocer cada una de ellas y que parte del cuerpo trabajan, pero esto lo dejo para otro día.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies